¿Qué son las vibrisas? 

26 04/2012    

¿Qué son las vibrisas?

Si nos referimos a los sentidos del gato, uno de los que cobra mayor importancia es el tacto, en el que juega un papel principalmente los pelos táctiles, conocidos también como vibrisas.

Las vibrisas son pelos rígidos más o menos largos que actúan como receptores táctiles y que tienen los mamíferos como ratas, perros, leones, zorros, nutrias, conejos... también los humanos contamos con vibrisas en nuestras fosas nasales (que actúan como barrera y defensa ante la inhalación de partículas extrañas por la nariz) y en nuestro oído.

Se encuentran distribuidos por todo el cuerpo: en el labio superior del gato (lo que comúnmente llamamos como bigotes), encima de los ojos, las mejillas, barbilla y la parte posterior de las patas delanteras.

Para los gatos suponen una antena sensorial ya que les sirve para percibir el entorno, por ejemplo, para calcular distancias cuando quieren pasar por un agujero estrecho y desenvolverse sin problemas en la oscuridad.
En la base de cada una de estas vibrisas se encuentran unas terminaciones nerviosas que registran la mejor curvatura y cualquier vibración del pelo.
Con ella son capaces de percibir hasta la más mínima corriente de aire.
Los más importantes son los largos pelos táctiles situados en el labio superior. Los bigotes se distribuyen en grupos de cuatro a seis y en cuatro hileras a ambos lados de la nariz. Gracias a ellos son capaces de captar la diferencia de temperatura y el aire, sirviendo de orientación tanto de la dirección como en el ángulo.
 Los gatos exploran con ellos las cosas ya que, aunque están cerca de su morro, no pueden ver bien. Por ejemplo, gracias a las vibrisas pueden detectar si aún se mueve el ratón que llevan entre las fauces.

En EL ENCANTADOR DE GATOS, escrito por Carlos Rodríguez leemos lo siguiente:
Las vibrisas están asociadas a una glándula sebácea y disponen de un músculo propio para su control voluntario; los folículos filosos de las vibrisas disponen de unos sinuosos vasos sanguíneos y de variados tipos de receptores nerviosos; no tienen una función de protección y cubierta del resto organismo, las vibrisas han sido diseñadas para actuar como radares, como jefe meses que marca la posición de todo aquello que rodea al felino con errores prácticamente despreciables.
Los bigotes son utilizados como radares con los que pueden darse cuenta de lo que sucede a su alrededor: la temperatura, si hay alguien que se acerca, le ayuda a mantener su posición en las caídas y durante la noche... Los bigotes le ayudan a sentir por donde transita, le evitan tropezarse con las paredes, le ayudan a decidir sus movimientos.
[...] forman parte de los completos medios de comunicación del felino, que nos ayudan a conocer el estado de ánimo del animal: si está intranquilo, las coloca en forma de abanico; si está enfadado, las dirige hacia delante; si está asustado, las pega hacia sus mejillas
.

Resulta obvio por tanto que nunca deberemos cortar los bigotes a nuestra mascota ya que, mientras no vuelvan a crecer, tendrán dificultad a la hora de orientarse.
En un estudio realizado con ratas se comprobó que a las que le quitaron las vibrisas se orientaban mal en laberintos, se ahogaban en el agua y eran incapaces de saltar.

Otras vibrisas importantes, que hemos mencionado anteriormente, están situadas a ambos lados de la cara y bajo las orejas, en las cejas y en la parte posterior de las patas delanteras.

◘ Comprar en El jardín del libro
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon


blog comments powered by Disqus
 
  • Últimos artículos

  • últimos comentarios